Te contamos cuáles son esas señales que indican que debés
renovar tu coche.

 

Cambiar el auto es una decisión que no debe ser tomada a la ligera. Sin embargo, así como nuestro coche puede presentar algunos síntomas que indican que es hora de un cambio, nosotros, como usuarios conductores y adultos responsables, tenemos que ser previsores y casi —¿por qué no?— ir preparando la despedida desde la hora cero. Entonces, veamos cuándo y por qué tenés que cambiar el auto.

 

Te dejó a gamba (y más de una vez)

Bueno, parece un poco obvio, pero si no arranca, si tarda mucho en calentar, si cuando lo llevás al mecánico es siempre por lo mismo, si ya no contás con garantía oficial por ciertos desperfectos, y si encima tenés que ir a arreglarlo día por medio: es hora, hasta acá llegó nuestro amor, y ya que estamos, te decimos que el invierno es una buena estación para el divorcio.

 

El tiempo pasa

El tiempo pasa y te quedás sin posibilidad de reventa, es así. Lo recomendado es ir cambiando el coche a los 3 o 5 años de edad —en años perrunos a los 3 ya tiene 21, ya es mayor de edad, no te sientas mal—. La idea es que no se deprecie su valor ante la llegada de nuevos modelos. También tené en cuenta que siempre depende de cómo uses el auto: no es lo mismo si lo usás para trabajar, ir a buscar a los chicos al cole o si hiciste viajes larguísimos. Planificá el recambio desde el momento de la compra. De esto, el auto no te va a avisar porque se encariña y no va a tener ganas de irse. Se ponen sentimentales.

 

Kilómetros y kilómetros

¿Cuánto puede vivir un auto según su kilometraje? Entre 250.00 y 300.000 kilómetros; por otro lado, el mejor momento de la vida de un coche está en los 150.000 kilómetros, pero todo esto depende de cuánto lo mimes, qué tan bien lo trates y cómo lo mantengas ¿Y a partir de qué momento me conviene cambiar el auto? Entre los 60.000 y los 100.000 podés ir considerando su venta, porque una vez que pase su plenitud lo más lógico es que pierda su valor.

 

Modernización

¿Tenés frío? ¿Gastás mucho combustible? ¿No tenés un auto con muchas prestaciones tecnológicas? ¿Se te complica cada vez que llega el momento de hacer la VTV? ¿Tu auto no tiene un buen sistema de seguridad? Muchos de estos motivos hacen que tu auto de vieja escuela reconozca su obsolescencia y te deje partir hacia otros rumbos, más afines al siglo XXI. La tecnología de los autos ha dado un gran salto cualitativo y quedarte afuera significa, quizás, no sólo prescindir de cierto confort, sino también de seguridad, para vos y tu familia.

El auto habló, vos escuchaste y ahora te toca responder ¿Por qué Volkswagen te gustaría cambiar tu actual vehículo?

 

 

Compartí este contenido en Redes Sociales!
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram