La música nos acompaña siempre en nuestros viajes, ya sean cortos o largos, en la ciudad o en la ruta. Pero, ¿puede influir en nuestro estilo de conducción?

 

Subís al auto, te sentás y abrochás el cinturón, prendés el motor y, antes de arrancar, le das play al reproductor de música. Pero, ¿alguna vez te preguntaste hasta qué punto puede ser beneficioso o perjudicial escuchar tus temas favoritos cuando conducís?  

En esta nota te contamos por qué es importantísimo conocer qué efectos produce en el conductor, qué tipo de canciones son ideales para cada momento y cuáles son las recomendaciones para lograr que la música sea una verdadera acompañante en tus viajes.

 

¿Influye el tipo de música en el manejo?

La música afecta nuestro estado de ánimo y muchas funciones fisiológicas: acelera el pulso cardíaco y la actividad cerebral. Según diversos estudios, la música activa más partes del cerebro que cualquier otro estímulo humano, gracias a su tonalidad, letra y ritmo.

Por ejemplo, escuchar un compilado con los mejores temas de nuestra adolescencia libera dopamina, una hormona que nos da placer y mejora la actividad motora. Es decir: nuestra música favorita nos predispone mejor para conducir.

Desde ya que existen estilos musicales que son mejores para la conducción que otros por los efectos que producen en los conductores. Por ejemplo, dicen algunos estudios que la música pop hace que sus aficionados manejen a mayor velocidad y de forma más agresiva que quienes escuchan música clásica.

Por eso, es importante elegir el tipo de música ideal para cada viaje, ya que, si aumentamos de forma excesiva el pulso cardíaco y la actividad cerebral, esto afectará negativamente a la capacidad de conducir.

 

¿Qué tipo de música es la ideal según el tipo de viaje?

 

  • De camino al trabajo

Día de semana, hora pico, caos de tránsito. Si esta situación resulta conocida, sos un asiduo conductor de ciudad y sabés bien que cuando te encontrás en pleno tráfico, suelen ocurrir accidentes. Por ello, necesitás estar más atento que nunca al volante. En consecuencia, lo que menos debés hacer es sobreestimular tus sentidos y generar distracciones. La música clásica puede ser una gran aliada en estos casos.

 

  • De vacaciones en la ruta

En muchos lugares de la ruta donde hay silencio de radio, las FM brillan por su ausencia y los altos cordones montañosos hacen difusa la recepción. Tener un playlist con música hace más llevadero el recorrido. Pero hay varios factores a tener en cuenta al momento de armarlo:

Viajes largos, rutas rectas: los viajes largos pueden resultar monótonos, más si circulás por autovía o rutas con largas rectas y un nivel de tráfico bajo. Para estos casos, es importante contar con música que mantenga tu nivel de atención alto y que ayude a combatir el aburrimiento y la somnolencia. El rock, la música electrónica o el reggaetón resultan muy buenas opciones para mantenerte atento y entretenido.

Caminos sinuosos o complicados: los tramos con muchas curvas o intensa cantidad de tráfico se vuelven muy estresantes para el conductor y sus acompañantes, así que la música que elijas para esta ocasión debe ser tranquila y despertar alegría para liberar tensiones. Sin embargo, al armar la playlist habría que dejar afuera esos temas que provocan distracciones.

 

  • Los fines de semana

Es el momento de relajar después de una ardua semana laboral. A veces decidís ir al cine, teatro o parque para disfrutar de tu tiempo libre y para llegar a estos lugares, lo hacés en auto. Al ser momentos de disfrute, la música más alegre y entretenida puede acompañarte cuando conducís.

Si viajás con otras personas, ya sean adultos o niños, todo momento para reírse siempre es bienvenido. ¿La mejor música a bordo? Escuchar esas canciones populares con letras pegadizas y conocidas por todos, de géneros infantiles o las melodías de pop y cumbia romántica del momento.

 

Cuidado con el volumen

Un gran punto a tener en cuenta al escuchar música al conducir es que debés evitar los volúmenes muy altos. ¿Por qué? La música muy alta te impide prestar atención a lo que estás haciendo.

Además, el volumen alto imposibilita escuchar ruidos externos como, por ejemplo, el sonido de la alarma de una ambulancia o de la policía.

En resumen, la música provoca efectos en nuestra atención y nuestros sentidos. Con esto, nos resta hacer un buen uso de las herramientas que la tecnología nos pone al alcance de nuestra mano (u oído). Aprovechá los beneficios de escuchar música al volante. ¡Solo es cuestión de elegir la mejor playlist para cada ocasión!

En próximas notas @DJEspasa va a preparar playlists para que manejes en distintas situaciones. ¡Seguinos para escuchar buena música!

 

 

Compartí este contenido en Redes Sociales!
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram