Recordamos los años de la VW Touareg en el Dakar. Una experiencia todo terreno por Sudamérica.

 

¡Adiviná quién ganó los primeros Dakar que se corrieron en Sudamérica! Claro, acertaste. ¿Te acordás lo que era la 9 de Julio la primera vez que vinieron esas naves a la Argentina?

Sí, una locura. Desde su primera edición en 1979, primero como París-Dakar, esta legendaria competencia se convirtió en el mayor desafío del mundo motor. La más dura de todas las carreras, la que crea leyendas.

 

El París – Dakar

Todo empezó en 1977, cuando Thierry Sabine se perdió con su moto en el desierto de Libia, durante el recorrido del rally Abidjan-Niza. Rescatado de entre las arenas, regresó a Francia fascinado por los paisajes y decidió compartir con otros su descubrimiento. Así, inventó un recorrido saliendo de Europa. La ruta alcanzaría Alger, después pasaría por Agadez y se acabaría en Dakar, y bajo el lema: «Un desafío para aquellos que parten. Un sueño para quienes se quedan «, se concretó la primera edición, en 1979.

La soledad del desierto del Sahara, la monotonía de las dunas, las tormentas de arena y las frías noches en los campamentos eran durísimas, y crearon muchas historias humanas y deportivas, pero una poderosa marca japonesa parecía haberle “encontrado la vuelta” ganando 12 ediciones, las últimas 7 de forma consecutiva.

Durante sus últimos años en África, los organizadores soportaron muchos problemas externos, principalmente vinculados al terrorismo, hasta que, en 2008, después del asesinato de cuatro franceses y de tres militares mauritanos, ocurridos en días previos a la salida, y de detectar amenazas hacia el rally, la edición fue anulada.

Y, como si la prueba original no fuera suficientemente dura, luego de un año sin poder disputarla, decidieron emigrar para el Río de la Plata. Lo que no sospechaban era que les esperaba un escenario aún más difícil que el original.

 

El primer Dakar del Nuevo Mundo

La 31ª edición del Dakar, la primera que se disputó en Sudamérica, tuvo su partida y su llegada en Buenos Aires. El campeón dominante llegó con un dream team que incluía varios ganadores de ediciones anteriores, entre ellos “Monsieur Dakar”.

Pero todo era nuevo, escenario ideal para el desafío del equipo integrado por las VW Race Touareg, que venían de sumar experiencia en las ediciones anteriores y estaban listas para pelear por la victoria.

Desierto, montaña, barro, piedras, guadales, altura, frío y calor extremo el mismo día. Cuanto más incierto, más para aprender. Cuantos más problemas para resolver, más oportunidades para ganar. Solo 91 equipos lograron “dar la vuelta”.

Y así, justo en el Dakar más duro, llegó el primer triunfo de la mano de Giniel De Villiers, convirtiendo además a la Volkswagen Touareg en el primer vehículo Diesel en ganar la clasificación general del Dakar.

 


Dakar 2009, la Victoria de Giniel De Villiers con la VW Race Touareg

 

La Batalla de las Leyendas con el dominio absoluto

En 2010, la historia no fue más fácil. Los 9.000 kilómetros incluyeron una tremenda combinación de desierto con caminos de Rally y solo 57 autos llegaron a la meta. Pero lo que seguramente hizo inolvidable este Dakar fue la gran batalla en la que el Matador Carlos Sainz se quedó con su primera victoria protagonizando un mano a mano impresionante con Nasser Al Attiyah, en la que ambos lucharon hasta el final y terminaron separados por la menor diferencia de la historia del rally: tan solo 2 minutos y 12 segundos’.

Sin dudas, habrá que agradecerle a Kris Nissen, director del Equipo Volkswagen, quien dejó que sus pilotos lucharán cuerpo a cuerpo por la victoria sin dar órdenes ni establecer preferencias. Esta decisión le fue retribuida con un podio enteramente “VW”, con el norteamericano Mark Miller finalizando en tercer lugar.

 


Carlos Sainz ganador del Dakar 2010

 


Carlos Sainz preparándose para el Dakar 2011 después de ganar 2010

 

La confirmación de la supremacía

Estábamos esperando al príncipe azul. Después de haber quedado tan cerca de su compañero de equipo en la edición anterior, uno de los personajes más queridos por el público argentino, y muy versátil por su conocimiento de las dunas y su experiencia en el Rally Mundial, necesitaba la revancha.

El Príncipe qatarí Nasser Al-Attiyah finalmente ganó el Dakar, ¡y de qué forma! Cuatro etapas ganadas sin cometer un solo error en todo el rally, lo que hizo que esta vez no quedaran dudas. 49 minutos de ventaja sobre su otro compañero de equipo, Mark Miller, convirtiéndose en el primer piloto de Medio Oriente en llevarse la victoria.

 

 


La batalla de Sainz y Al Attiyah en Copiapó

 

No nos olvidamos de la Amarok

Estas ediciones no solo son recordadas por las tremendas batallas por la victoria, sino también por la llegada de un nuevo “personaje” a esta historia. En 2010 llegó la nueva Pickup Amarok y se convirtió en el vehículo oficial de la organización del Dakar, para luego ser la elegida también por muchos participantes.

Como nos tiene acostumbrados Volkswagen, la experiencia adquirida en la competencia se traduce luego en nuevos desarrollos.

Así, la división VW Motorsport desafió a las condiciones más extremas, los climas más hostiles, los terrenos más duros y variados, para que Volkswagen pueda destacarse luego en los segmentos 4X4, SUV y Pickups, con nuevos lanzamientos de Touareg, Tiguan y Amarok, que heredaron el mayor nivel de confiabilidad, resistencia, durabilidad y performance.

 

#SabíasQue

 

 

Bonus: La VW Race Touareg 3 en la nieve

 

A recorrer el mundo

Finalmente, después de marcar un antes y un después en la historia del Dakar, de establecer su hegemonía, VW Motorsport decidió empezar de cero explorando nuevos horizontes y aceptando nuevos retos.

 

 

Más información en La historia del Dakar (Inglés)

 

Compartí este contenido en Redes Sociales!
Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram